El retraso en la atención sanitaria. Cómo combatirlo con ayuda de la ley

La ONU celebra hoy, 10 de marzo, el Día internacional de las Mujeres Juezas por segundo año consecutivo
El Supremo dicta que no es cómplice de homicidio quien se encuentra cuando el autor dispara a la víctima pero no participa en los hechos
Mostrar todos

Según fuente oficial del Ministerio de Sanidad, a 30 de junio de 2022, 742.518 pacientes tenían indicada una intervención quirúrgica no urgente en el conjunto del Sistema Nacional de Salud. El tiempo medio de espera se situaba en 113 días y el 17,6% de los pacientes llevaban en la lista de espera más de 6 meses.

Lamentablemente, esta situación no parece mejorar, pudiendo afectar al retraso en las pruebas diagnósticas, en la primera consulta especializada, o a la intervención quirúrgica, provocándose el perverso efecto de la suma de los retrasos en cada una de las fases, dado que la secuencia lógica sigue el siguiente orden: diagnóstico, consulta especializada y cirugía.

Existe una solución para superar este problema, que puede ser combatido a título individual de cada paciente, desde el profundo conocimiento de la ley, para todo aquel que quiera exigir el cumplimiento de sus derechos en una materia tan delicada como esta.

La legislación de las diferentes comunidades autónomas establece la normativa correspondiente a los tiempos de espera, que se mezcla con la legislación de ámbito nacional, lo que exige un conocimiento jurídico que va más allá de las posibilidades del ciudadano medio. Por ello, es necesario acudir a despachos especializados en la materia, especialmente en aquellos casos en los que el retraso en la atención sanitaria pueda provocar efectos devastadores en la salud del paciente.

Por otra parte, es necesario entender que los tiempos de espera establecidos en las leyes son plazos máximos de respuesta de la atención sanitaria especializada de carácter programado y no urgente. Sin embargo, desde AXNLegal Abogados, últimamente, estamos detectando casos en los que se coloca indebidamente al paciente en la lista de espera estructural, dado que se trata de pacientes con necesidad de atención sanitaria urgente e inmediata que no deberían pasar nunca a formar parte de una lista de espera.

La situación de espera para una prueba de diagnóstica o para una cirugía no es solo una cuestión relacionada con la paciencia, sino que puede tener una influencia negativa sobre la salud del paciente. Pensemos en cirugías relacionadas con la oncología, el corazón, o cualquier otra que pueda aumentar las posibilidades de empeorar la situación del paciente.

En AXNLegal Abogados tenemos una larga experiencia defendiendo los derechos de los pacientes en este tipo de situaciones, en la que el retraso genera aún más ansiedad para quien lo sufre. Conocemos profundamente la ley y sabemos cómo activar los mecanismos legales que conducen a solucionar este grave problema, contando con el apoyo de profesionales especializados en el campo de la medicina, quienes nos ayudan a evaluar la gravedad del retraso desde el punto de vista médico sabiendo diferenciar cuando un paciente debe estar en una lista de espera y cuando no.

El presente artículo no constituye asesoramiento legal, únicamente tiene efecto informativo.

Si desea asesoramiento, puede contactar con nuestro equipo de profesionales a través de info@axnlegalabogados.com

Carlos Munguira Oliva, abogado de AXN Legal experto en Derecho Sanitario.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies